Vida healthy y empanadillas con verduras


Últimamente no dejo de escuchar la palabra “healthy” por todas partes, “comida healthy”, “vida healthy” etc. Para rematar, sigo a muchas instagramers “healthy” y no puedo evitar sentir un poco de envidia de la vida tan saludable que parecen tener…

Me paso la vida intentando tener buenos hábitos de comida, pero hay un gran hándicap que juega en mi contra, me gusta comer, disfruto y encima tengo saque. También me propongo continuamente hacer algo de deporte, pero esto sí que juega en mi contra, de verdad de la buena. No tengo tiempo y no quiero abusar dejando más de la cuenta a Diego con los abuelos, como mucho, lo único que podría hacer es salir a caminar arrastrando el cochecito del niño, que no es poco, 11 kilos ni más ni menos. Pero tengo que reconocerlo, no voy sobrada de fuerza de voluntad, pero, ¡¡ánimo que estamos en ello!! para mí los propósitos no empiezan con el año nuevo, empiezan con la operación biquini…

Dejemos de hablar de mí y centrémonos en la comida de Diego. Con él la cosa es diferente, me preocupo mucho por intentar hacerle una dieta equilibrada y variada en diferentes alimentos, pero hasta ahora todavía era muy peque, me veía un poco limitada a la hora de cocinar y reconozco que soy bastante aburrida y acabo haciendo siempre lo mismo, no salgo de la verdura, pescado y carne al vapor, triturado o sin triturar, sopitas con fideos, algo de legumbre, en fin, siempre lo mismo... Pero a partir de ahora voy a convertirme en una madre guay y voy a intentar pensar en hacer cosas diferentes y sobretodo “healthy”, que hay que estar a la moda ¡¡Jajajaja!!

Es cierto que llevamos un tiempo que Diego empieza a gestionar muy bien la comida a trozos y apenas tenemos percances de atragantamientos, así que en este aspecto ya puedo empezar a dar rienda suelta a mi imaginación o, mejor dicho, a dar rienda suelta a las copiadas de recetas que encuentre por la red.

El otro día, se acercaba la hora de la cena y aburrida una vez más por no saber que cocinar, vi que en fondo de la nevera tenía un paquetito de empanadillas a punto de caducar y me iluminé, esta noche cenaríamos todos EMPANADILLAS CON VERDURAS.

No os penséis que me siento súper ingeniosa por haberme sacado de la manga esta receta tan sencilla, pero sí muy contenta por la aprobación que tuvieron en casa las empanadillas, les encantaron tanto a Diego como a Víctor, no pude estar más orgullosa con el resultado y eso es lo que importa ¡¡porque qué yo lo valgo!! (si no se lo dice una misma, ¿quien te lo va a decir??)
A veces las cosas más simples son las que mejor quedan, en cambio, en muchas ocasiones nos matamos en hacer algo súper elaborado, que nos lleva mucho más tiempo y que el resultado a veces deja un poco que desear, o por lo menos a mí eso me pasa muchas veces…

A continuación, os explico cómo hice las empanadillas, prometo no enrollarme de la misma manera en las próximas recetas, hoy tenía que hacer la introducción. Espero que os gusten y que tengan el mismo éxito que tuvieron en mi casa.
¡¡Ah!! Y perdonad la baja calidad de las fotos, las hice con el móvil, fue algo muy improvisado.

¡¡Besitos!!

EMPANADILLAS CON VERDURAS (11 empanadillas)

Ingredientes:

1 paquete de empanadillas de las pequeñas
1 puerro
1 zanahoria
1/2 calabacín mediano aprox.
1 Huevo

(yo utilicé estas verduras porque son las que tenía en la nevera, pero se pueden poner las que sean que estarán buenísimas igual)

Preparación:

Cortamos a taquitos todas las verduras y en una sartén grande impregnada con un poco de aceite las cocinamos a fuego lento para que no se peguen. Yo utilizo aceite en spray para asegurarme no poner demasiado.




Cocinadas las verduritas, ponemos una pequeña cantidad de la mezcla en cada empanadilla. Digo pequeña porque si las llenas demasiado puede que al cerrarlas alguna se rompa como me pasó a mí.
Una vez todas rellenadas las cerramos sellando los extremos con las puntas de un tenedor.





Batimos un huevo y con una brocha de cocinar pintamos las empanadillas por encima.
Las ponemos en el horno aproximadamente unos 10 min, solo hasta que queden doraditas.
Muy importante utilizar papel de horno para que no se peguen en la bandeja.



Pasados los 10 minutos el resultado es este.




¡¡QUE APROVECHE!!


Comentarios

  1. Que apañada!!!algo fácil, que no mancha mucho y que puedes rellenar con "restos" perdidos por la nevera. Me encanta Bea!

    ResponderEliminar
  2. Esas empanadillas healty!!! Que pintorra!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares